​​COP 26: Cómo las empresas mexicanas se están sumando a los compromisos frente al cambio climático

 

  • Fomento Social Citibanamex y Veolia han puesto en marcha acciones con el fin de contribuir a lograr compromisos medioambientales.
  • En el 80% de los casos las iniciativas emprendedoras de innovación ambiental mueren en etapa temprana; sin embargo, con las acciones adecuadas, pueden sobrevivir para generar un mayor impacto en su negocio y en la sociedad.

El pasado 31 de octubre comenzó en Glasgow la conferencia de las Naciones Unidas (ONU) sobre cambio climático, conocida como COP26 (Conferencia de las Partes), la cual busca un compromiso global para evitar que la temperatura terrestre crezca más de 1.5 °C en 2050.


Diversos Estados, organizaciones regionales y actores no estatales se reunirán para debatir y establecer compromisos y metas. Este año es clave, ya que los científicos han asegurado que las naciones deben alejarse de los combustibles fósiles para evitar los impactos más catastróficos del cambio climático.


Sin embargo, en el día a día, fuera de la Conferencia y otros encuentros internacionales, existen ciudadanos, organizaciones y empresas que se están sumando a los compromisos frente al cambio climático.


A través de la innovación abierta y la innovación interna o intraemprendimiento es que los corporativos han alcanzado objetivos encaminados al medio ambiente y el cambio climático de la mano de sus propios colaboradores. Es el caso de empresas mexicanas que lograron algunos de estos objetivos a través de programas encaminados hacia esas metas.


Como ejemplo de ello está Fomento Social Citibanamex, empresa que ha buscado generar impacto en materia medioambiental en comunidades. De la mano de la agencia de innovación social y ambiental makesense, desarrolló un programa en donde fueron capacitados 6,000 ciudadanos a nivel nacional para impulsar acciones pequeñas pero concretas hacia el desarrollo de ciudades más sostenibles. Así, se produjeron más de 100 encuentros ciudadanos y se pudieron desarrollar y apoyar a más de 2,000 emprendimientos.


Por otro lado, la compañía Veolia se ha logrado vincular con emprendedores ambientales de alto impacto por medio del Programa de Impulso que ha promovido con makesense México desde hace ocho años. A través de convocatorias se buscan los mejores proyectos en temas de economía circular, agua y energías limpias para apoyarlos con mentorías, conexiones y capital semilla, además de buscar formas de colaboración con Veolia para escalar sus proyectos. Este esfuerzo ha resultado en colaboraciones de impacto como el proyecto con mWorks, que está desarrollando un piloto de casas de bien social construidas con una tecnología patentada de material reciclado.

“Una cosa es comunicar que se está comprometido con la COP26 o con objetivos medioambientales desde un corporativo y algo muy diferente es llegar a una métrica de impacto concreto. Es justamente ahí que agencias y organizaciones pueden fungir como ese canal entre la promesa de compromiso y la realización de acciones concretas”, comenta Diego Reyeros, Director Regional de makesense en las Américas.

En el caso de makesense, la agencia desarrolla para las compañías del sector corporativo programas donde esa alineación genere acciones transformadoras que, además, se puedan medir y que sirvan de experiencia para su proyección al resto de la sociedad.

“Existe una métrica complicada para las empresas y emprendimientos que quieren aportar a objetivos medioambientales: en el 80% de los casos las iniciativas emprendedoras de innovación ambiental mueren en etapa temprana”, afirma Reyeros.

Sin embargo, sostiene que el 75% de los más de 40 emprendimientos apoyados por la agencia ya superó los dos años de sobrevida desde que iniciaron programas colaborativos, mientras que un 65% acaba logrando una acción concreta.

“Esta metodología, surgida en la Universidad de Pensilvania, encontró que se necesita del 25% de cualquier población, incluidas las empresas, para que, a partir de su accionar, el 75% restante no pueda mantener el statu quo y así se cambie la tendencia”, afirmó Reyeros.

Aunque falta un largo camino por recorrer, existen ciudadanos, agencias y corporativos que están contribuyendo o buscan contribuir desde su trinchera a trasladar las declaraciones que se suscitan en encuentros internacionales a lo que sucede en la realidad.

En relación a los objetivos de la Conferencia de este año, Alok Sharma, presidente designado de la COP26, dijo que, además de buscar la reducción de emisiones, la COP26 se plantea otros tres propósitos: proteger a las personas y a la naturaleza de los peores efectos del cambio climático, movilizar financiamiento para iniciativas, y construir consensos y colaboraciones entre gobiernos, empresas y sociedad civil a nivel internacional y en sectores cruciales.

makesense trabaja cotidianamente y desde hace 10 años con la mira puesta en estos objetivos, entre otras cosas a través de proyectos alineados e individualizados a las necesidades de corporativos preocupados por lograr un cambio más allá del core de su negocio.

“Es una realidad que en los corporativos puede ser más complicado desarrollar conciencia en temas ambientales, pero es importante que las empresas y sus colaboradores desarrollen habilidades que ayuden a que sus compañías mejoren la sostenibilidad de sus procesos y tengan una sensibilidad más amplia en estos temas”, apuntó David Araiza, Director de Innovación y Diseño de makesense México.